REFORMA BAÑO ADAPTADO

¿Cuándo necesitamos adaptar el baño?

El baño es uno de los lugares que más necesitamos en nuestra casa, por lo que debe adaptarse en casos de movilidad reducida, ya sea por fracturas, discapacidades o deterioro físico. Al adaptarlo facilitaremos sus funciones y evitaremos accidentes provocados por una mala adecuación. Pero lo más importante es adaptar la accesibilidad del mismo ya que poder entrar es lo más importante. 

Desde un pasamanos, eliminación de escalones, inodoros o grifos automáticos… Existen un gran número de cosas que hacen la vida mucho más fácil para quien no puede acceder fácilmente. 

Adaptando correctamente nuestro baño se beneficiará toda la familia, especialmente las personas con discapacidades, enfermedades degenerativas y la tercera edad. 

¿Cuáles son los trabajos más habituales para adaptar el baño?

Dependiendo de nuestras necesidades y de nuestro baño precisaremos adaptarlo de una u otra forma, algunos de los trabajos más comunes son:

  • Puerta de baño corredera. Al disponer de una puerta de baño corredera evitará que si hay alguna caída en el interior se obstaculice la entrada.
  • Material antideslizante en el suelo. El material antideslizante evitará caídas y además si dejas un espacio de al menos 150 metros de diámetro, permitirá al interior del baño el giro de una silla de ruedas.
  • Instalar barras junto al sanitario. Puede que para instalar las barras haya que reformar previamente las paredes, dependiendo del estado de ésta.
  • Lavamanos sin mobiliario inferior. Para el mejor funcionamiento de la silla de ruedas.
  • Grifería con método de palanca. De esta forma no hay que usar la muñeca para la apertura o cierre.
  • Sujetar bien los asientos del inodoro para evitar caídas.
  • Cambiar una bañera por ducha y asegurarse de que los bordes no impidan el acercamiento de una silla de ruedas. Además estaría bien incorporar un asiento fijo y abatible en la ducha.
Baño adaptado 1
Close Menu